Ressayre Georges Bizet

Georges Bizet
(1838-75)

The average concert-goer probably only knows one work by Georges Bizet, but that work is among the best-known of all operas: Carmen.  Bizet’s dangerously seductive heroine has made her mark not only on the opera stage but also on Broadway, the big screen, and even MTV.  In 1943, Oscar Hammerstein II turned Carmen into a musical about African-American life.  This version, entitled Carmen Jones, was adapted as a film in 1954.  For her portrayal of Carmen, Dorothy Dandridge earned the first Best Actress Oscar nomination ever awarded to an African-American woman.  More recently, the story of Carmen was retold on MTV in 2001 as a “hip-hopera,” featuring Beyoncé Knowles and blending rap with some of Bizet’s original melodies.

Youth


Born in Paris on October 25, 1838, Alexandre-César-Léopold Bizet was later known under the shorter name Georges.  Sources differ as to why he adopted this name.  One assertion is that he chose the name himself, preferring it to the names that he was given at birth.  Another contention, however, is that his godfather bestowed it on him. 

Whatever the case, he grew up in a very musical household.  His father, Adolphe Bizet, was a voice teacher and an amateur composer and his mother, Aimée Bizet, was an accomplished pianist.  Bizet learned how to read music and received his first piano lessons from his mother.  Additionally, Bizet’s uncle was a well-known voice teacher in Paris and was married to a solfége professor at the Paris Conservatoire.

With such an accomplished family, it is perhaps not surprising that Bizet’s musical talent was discovered early.  One day when his father was giving a voice lesson, he heard the young boy singing outside the door.  He called him in and was surprised to find that Georges had quickly and independently learned the song that he was trying to teach his student.  Thus, the following year, at the age of only nine, his father enrolled him in the Paris Conservatoire.

Conservatory Years; Prix de Rome


At the conservatory, Bizet proved himself to be tremendously gifted.  Within six months, he won the first prize in solfége and over the next nine years won nearly every other prize for which he competed.  Already an accomplished pianist, in 1852 he began organ lessons, and in 1853 he began studying composition with Fromental Halévy.  During this time, Bizet was also earning income by arranging other composers’ works for publication, as well as by giving piano lessons.

He continued to stand out amongst his peers in his final two years at the conservatory.  In 1856, he received the second prize in composition for his cantata David.  In his final year, 1857, he was awarded the Prix de Rome, the conservatory’s highest honor, for his cantata Clovis et Clotilde.

As part of the prize, Bizet spent the following three years at the French Institute housed in the Villa Medici, Rome.  His only obligation during this time was to write one piece each year, which was then submitted for review.  This situation provided him with the opportunity to travel throughout Italy and to experience the many delights of Italian art and culture.  While in Italy he was introduced to Italian opera, and he greatly appreciated the music of Rossini.  However, he did not care for Verdi’s works, finding them to be crude.

During his first year in Rome he wrote a Te Deum for vocal soloists and orchestra, which was followed by the comic operaDon Procopio.  His last year in Rome, however, was difficult for him compositionally.  He started and abandoned many pieces before finally settling on an ode-symphony for vocal soloist, chorus, and orchestra.  Titled Vasco de Gama, it was based on the explorer’s discovery of an all sea-route to India.  Bizet considered this work to be his finest effort to date, but as his stay in Rome came to an end, he was quite anxious about what his future career held in store for him.  Despite having produced several promising compositions, he had yet to secure permanent work in Paris.  As Bizet prepared for the difficult road that lay ahead, he was frequently subject to feelings of self-doubt.

Return to Parisian Life; Early Career


In the summer of 1860 Bizet returned to Paris.  There, Bizet faced the realities of a career as a composer: he spent time courting opera performances, patrons and performers, as well as organizing and conducting occasional concerts.  He also earned a steady income by arranging works for various Parisian publishers and by working as an accompanist.  Moreover, for the first two years following his return to Paris, he received an income from the Prix de Rome, so he did not have immediate financial concerns; however, he remained anxious.

Events in his life did little to ease his anxiety.  His mother had fallen ill shortly before his return from Rome and had passed away in September of 1861.  His relationship with his father, which had for some time been strained, was further complicated after the family maid, Mary Reiter, gave birth to a son.  Initially the young boy was brought up to believe that Adolphe Bizet was his father, though years later Mary revealed that Georges Bizet was in fact the true father.  Another cause for emotional distress during this time was the passing of Bizet’s teacher and mentor Fromental Halévy in 1862.

Nonetheless, the following years were very productive for Bizet.  In 1862 he composed a one-act opera for the Opéra-Comique titled La guzla de l’émir (The Guzla of the Emir), which was based on a Turkish story.  During the initial rehearsals for this piece, Bizet received a major commission from the Théâtre Lyrique for a full-length work, but in order to be eligible for this new commission he had to withdraw La guzla de l’émir from the Opéra-Comique.

The summer of 1863 was spent working on this commission, which resulted in his first well-known opera, Les pêcheurs de perles (The Pearl Fishers).  It is fairly certain that parts of the now lost La guzla de l’émir were absorbed into this new work and probably into later works as well.  Prior to starting Les pêcheurs de perles, Bizet had written most of another opera, titled Ivan IV.  The sudden urgency of composing the new opera, as it had been commissioned, meant Bizet had to put Ivan IV on hold, but parts of this shelved opera also found their way into Les pêcheurs de perles.

Les pêcheurs de perles
was Bizet’s first full-length opera and it is still performed today by many opera houses.  It had eighteen performances, which was very respectable by most standards, but Bizet was adversely affected by a hostile reaction from the critics, who considered the libretto ridiculous and the score noisy and offensive.  However, in contrast, the director of the Théâtre Lyrique found in this work evidence of a promising composer and scheduled Ivan IV for the following spring season, although unforeseen delays kept it from being performed that year.

The next two years were less productive.   He took on a few composition students and prepared several arrangements and collections for publishing.  He also published some smaller solo piano and piano-vocal works during this time.

Marriage; The Franco-Prussian War


By 1866 Bizet was busily composing again.  His Roma Symphonie received several performances and he published some solo piano works.  He was also contracted to undertake the laborious task of arranging two of Ambroise Thomas’s operas for both solo and duo piano.

That year Bizet was engaged by the Théâtre Lyrique to write a four-act opera based on Sir Walter Scott’s The Fair Maid of Perth.  By the end of the year, La jolie fille de Perth was finished, although it was not staged until December of 1867.  This opera was well received, but did not capture as much public interest as had been hoped.  The following April it opened in Brussels, but it did not draw much attention in this location either, and Bizet himself did not particularly like the performance as it was staged there.
 
During this time a serious relationship developed between twenty-nine-year-old Bizet and eighteen-year-old Geneviève Halévy, daughter of his mentor.  It is unclear when he began to court her, but by 1867 the couple was in love and engaged.  Her family did not approve of the young girl marrying a composer who was only moderately successful, and they broke off the engagement.  In spite of this opposition, the couple wed in a civil ceremony in June of 1869.  Unfortunately, their happiness only lasted a short while and their marriage was a difficult one.

At the outbreak of the Franco-Prussian War in July of 1870, Bizet, as well as a handful of other well-known composers, joined the French National Guard.   Consequently, his involvement delayed progress on several compositions.  Additionally, the war brought about many hardships when Napoleon III was unsuccessful in repelling the German invasion and the realities of defeat created a state of chaos in France.  Armistice was declared in January of 1871, but this brief period of calm was followed by a civil uprising, which resulted in a two-month period of bloodshed and unrest in Paris.  Fortunately Bizet and his wife were able to flee to Le Vésinet near Paris, and to escape from the violence.

Carmen


By January of 1873 Bizet had begun work on his operaCarmen, based on Prosper Mérimée’s novel of 1845.  Much of the work was composed by the summer of that same year, but he delayed the completion of this work until the end of 1874, due to other more immediate obligations.  Moreover, he considered Carmen to be somewhat of a professional gamble, since its subject matter was controversial: the title character was seen as having loose morals, and many people considered her graphic death to be distasteful.

In 1874, his marriage was experiencing serious difficulties and the couple separated for about two months, but soon reconciled and spent the summer at a villa in Bougival, outside of Paris.  Over the summer Bizet orchestrated Carmen and prepared the piano-vocal score for rehearsal.  When the rehearsals began in Paris, they did not go smoothly.  Bizet received complaints from nearly everyone involved: the orchestra found the score difficult to play, the chorus had trouble acting as individual characters, and the women objected to smoking and fighting on stage.  In spite of these obstacles, the work premiered on March 3, 1875.  The opera ran for forty-five performances and more were scheduled for the next season.  It was Bizet’s biggest success, but it nonetheless suffered from a poor critical reception and audiences that were outraged by its lurid portrayal of the heroine.

Shortly following the opening night Bizet developed quinsy, a condition that had afflicted him throughout his life.  His illness degraded into rheumatism, and at the end of May, he took his family to Bougival to recuperate.  Sadly his condition did not improve, and he suffered two heart attacks.  On June 3, 1875 he passed away at the age of thirty-six.  Carmen received its thirty-third performance on the day he died.

References:


Baker, Theodore.  The Concise Baker’s Biographical Dictionary of Musicians.  8th ed. Rev. Nicolas Slonimsky.  New York: Schirmer Books, 1994.

Bennett, Joseph.  “The Great Composers: No. XIX. Georges Bizet.”  The Musical Times and Singing Class Circular 27.524 (1886): 582-585.

Grout, Donald J. and Claude V. Palisca.  A History of Western Music.  5th ed.  New York: W.W. Norton & Company, 1996.

MacDonald, Hugh: ‘Bizet, Georges (Alexandre-César-Léopold)’, Grove Music Online ed. L. Macy (Accessed 20 February 2006), <http:www.grovemusic.com>

Schonberg, Harold.  The Lives of the Great Composers.  3rd ed.  New York: W.W. Norton & Company, 1997. 

 

«Bizet» redirige aquí. Para otras acepciones, véase Bizet (desambiguación).

Alexandre-César-Léopold Bizet, conocido como Georges Bizet (París, 25 de octubre de 1838-Bougival, 3 de junio de 1875), fue un compositorfrancés, principalmente de óperas. En una carrera cortada por su muerte prematura, alcanzó escasos éxitos hasta su última obra, Carmen, que se convirtió en una de las obras más populares e interpretadas de todo el repertorio operístico.

Bizet ganó varios premios a lo largo de su brillante carrera como estudiante en el Conservatorio de París, incluyendo el prestigioso Premio de Roma en 1857. Fue reconocido como un pianista excepcional, aunque prefirió no aprovechar su habilidad y en raras ocasiones tocó en público. Tras regresar a París después de pasar casi tres años en Italia, se dio cuenta de que en los principales teatros de ópera parisinos se prefería interpretar el repertorio clásico más arraigado antes que las obras de nuevos compositores. Sus composiciones orquestales y para teclado fueron asimismo ignoradas en su gran mayoría, lo que estancó su carrera por lo que tuvo que ganarse la vida principalmente mediante arreglos y transcripciones de la música de otros. En su busca del ansiado éxito, comenzó varios proyectos teatrales durante la década de 1860, muchos de los cuales abandonó. Ninguna de las dos óperas que se llegaron a escenificar —Los pescadores de perlas y La bella muchacha de Perth— tuvieron éxito de inmediato.

Tras la guerra franco-prusiana de 1870-71, en la que Bizet sirvió en la Guardia Nacional, tuvo algo de éxito con su ópera de un acto Djamileh, aunque la suite orquestalL'Arlésienne derivada de su música incidental de la pieza teatral del mismo nombre de Alphonse Daudet tuvo un éxito instantáneo. La producción de la última ópera de Bizet Carmen fue retrasada debido al miedo de que sus temas de traición y asesinato pudieran ofender a la audiencia. Tras su estreno el 3 de marzo de 1875, Bizet estaba convencido de que la obra iba a ser un fracaso; murió de un ataque al corazón tres meses más tarde, sin saber que resultaría un éxito espectacular y duradero.

El matrimonio de Bizet con Geneviève Halévy fue feliz de manera intermitente y fruto del cual tuvieron un hijo. Tras su muerte, sus composiciones, excepto Carmen, estuvieron en general desatendidas. Regalaron o se perdieron los manuscritos y las versiones publicadas de sus obras a menudo eran revisadas y adaptadas por terceros. No creó escuela ni tuvo discípulos ni sucesores evidentes. Tras años de abandono, sus obras se empezaron a interpretar de nuevo con más frecuencia en el siglo XX. Críticos posteriores lo han proclamado como un compositor de gran brillantez y originalidad cuya muerte prematura significó una gran pérdida para la música teatral francesa.

Biografía[editar]

Primeros años[editar]

Georges Bizet nació en París el 25 de octubre de 1838. En su certificado de nacimiento consta como Alexandre César Léopold, pero fue bautizado como «Georges» el 16 de marzo de 1840, nombre por el cual sería conocido durante el resto de su vida. Su padre, Adolphe Amand Bizet, había sido peluquero y fabricante de pelucas antes de ser profesor de canto a pesar de su falta de estudios formales;[1]​ su madre, Aimée Léopoldine Joséphine Delsarte, era una célebre cantante de la época[2]​ que también llegó a componer algunas obras, incluyendo al menos una canción que fue publicada.[3]​ En 1837, ambos contrajeron nupcias en contra de los deseos de la familia de la novia que consideraban al novio un candidato de baja estofa; los Delsartes, aunque pobres económicamente, eran una familia de un alto nivel cultural y musical.[4]​ Aimée era una consumada pianista, mientras que su hermano François fue un distinguido cantante y profesor que actuó en las cortes de Luis Felipe I y Napoleón III.[5]​ Rosine, esposa de Delsarte y un prodigio musical, había sido asistente del profesor de solfeo en el Conservatorio de París a los trece años.[6]

Georges, ya desde niño,[4]​ mostró signos de tener grandes aptitudes para la música y rápidamente aprendió las nociones básicas sobre notación musical de su madre, quien probablemente le daría sus primeras clases de piano.[3]​ Escuchando a través de la puerta de la sala donde Adolphe daba sus lecciones, Georges aprendió a cantar de memoria con precisión piezas difíciles y desarrolló una habilidad para identificar y analizar complejas estructuras acordales. Esta precocidad convenció a sus ambiciosos padres de que estaba preparado para empezar a estudiar en el conservatorio de París un año antes de cumplir la edad mínima de entrada de diez años. Georges fue entrevistado por Joseph Meifred, un virtuoso de la trompa, miembro del comité de estudios del conservatorio. Meifred se llevó tal impresión de la demostración de las habilidades del chico que pasó por alto la regla de la edad y se ofreció a tomarlo tan pronto como hubiera una plaza disponible.[4][7]

Conservatorio[editar]

Bizet fue admitido en el Conservatorio el 9 de octubre de 1848, dos semanas antes de su décimo cumpleaños.[4]​ Causó una buena primera impresión; en menos de seis meses ganó el primer premio en solfeo, una proeza que impresionó a Pierre Joseph Guillaume Zimmermann, el anterior profesor de piano del Conservatorio. Zimmermann le dio a Bizet lecciones privadas de contrapunto y fuga, que continuaron hasta la muerte del anciano profesor en 1853.[8]​ A través de estas clases Bizet conoció al yerno de Zimmermann, el compositor Charles Gounod, quien se convertiría en una influencia duradera en el estilo musical del joven pupilo —aunque su relación a menudo se volvió tensa en los últimos años.[9]​ Bajo la instrucción de Antoine François Marmontel, profesor de piano del Conservatorio, el pianismo de Bizet se desarrolló con rapidez: ganó el segundo premio de piano del Conservatorio en 1851 y el primer premio al año siguiente. Bizet escribiría posteriormente a Marmontel: «En tus clases uno aprende algo más aparte de piano; uno se convierte en músico».[10]

Las primeras composiciones de Bizet que se conservan son dos canciones sin palabras para soprano, datadas de alrededor de 1850. En 1853 se unió a las clases de composición de Fromental Halévy y comenzó a crear obras de creciente sofisticación y calidad.[11]​ Dos de sus canciones, «Petite Marguerite» ('Pequeña margarita') y «La Rose et l'abeille» ('La rosa y la abeja'), fueron publicadas en 1854.[12]​ En 1855 compuso una ambiciosa obertura para gran orquesta[13]​ y preparó versiones para piano a cuatro manos de dos obras de Gounod: la ópera La nonne sanglante (La monja sangrante) y la Sinfonía en re. El trabajo hecho sobre la sinfonía de Gounod le inspiró, tras su decimoséptimo cumpleaños, a componer su propia sinfonía, muy similar a la de Gounod (en algunos pasajes incluso nota a nota). Esta obra se perdió posteriormente, fue redescubierta en 1933 y finalmente interpretada en 1935.[14]

En 1856, Bizet compitió por el prestigioso Premio de Roma de composición musical. Su participación en 1856 no tuvo éxito, pero tampoco lo tuvo ningún otro: el premio a los músicos no se otorgó en esa edición.[15]​ Tras este rechazo, Bizet se presentó a un concurso de ópera organizado por Jacques Offenbach para jóvenes compositores, con un premio de 1200 francos. El reto consistía en poner música al libreto de un acto de Le docteur Miracle de Léon Battu y Ludovic Halévy. El premio recayó ex aequo en Bizet y Charles Lecocq,[16]​ resultado criticado años más tarde por Lecoq sobre la base de que Fromental Halévy había manipulado el jurado a favor de Bizet.[nota 1]​ Gracias al éxito obtenido, Bizet se convirtió en un invitado habitual en las fiestas que cada viernes tenían lugar en la casa de Offenbach, en la que, entre otros músicos, conoció a un anciano Gioachino Rossini, quien se presentó al joven con una fotografía firmada por él.[18][nota 2]​ Bizet era un gran admirador de la música de Rossini y escribió no mucho más tarde de su primer encuentro que «Rossini es el más grande de todos, dado que, como Mozart, tiene todas las virtudes».[20]

Para su participación en el Premio de Roma de 1857, Bizet, contando con el entusiasta beneplácito de Gounod, decidió ponerle música a la cantataClovis et Clotilde de Amédée Burion. Bizet obtuvo el premio después de que una votación de los miembros de la Académie des Beaux-Arts anulara la decisión inicial de los jueces a favor del oboístaCharles Colin. Según las condiciones del premio, Bizet recibiría una beca durante cinco años, debiendo pasar los primeros dos en Roma, el tercero en Alemania y los dos restantes en París. El único requisito era presentar cada año un «envoi», una obra original según las indicaciones de la Académie. Antes de marcharse a Roma en diciembre de 1857, tuvo lugar la interpretación en la Académie de la cantata premiada de Bizet recibiendo una entusiasta acogida.[18][21]

Roma (1858-60)[editar]

El 27 de enero de 1858, Bizet llegaba a la Villa Médici, un palacete del siglo XVI que desde 1803 había albergado a la Académie francesa en Roma y descrita por él en una carta que envió a casa como el «paraíso».[22]​ Bajo la dirección del pintor Jean-Victor Schnetz, la villa proporcionaba el ambiente perfecto para que Bizet y sus compañeros premiados pudieran esforzarse al máximo artísticamente. A Bizet le gustaba la atmósfera de convivencia y pronto se involucró en las distracciones de su vida social; durante los primeros seis meses en Roma solo pudo componer un Te Deum, para solistas, coro mixto y orquesta, escrito para el Premio Rodrigues, un concurso para componer una nueva obra religiosa abierto a la participación de los ganadores del Premio de Roma. Dicha pieza fracasó en su intento de impresionar a los jueces, quienes otorgaron el premio a Adrien Barthe, el único otro participante.[23]​ Bizet se desanimó hasta el punto de jurar que no escribiría más música religiosa. Su Te Deum permaneció en el olvido e inédito hasta 1971.[24]

A lo largo del invierno de 1858-59 Bizet trabajó en su primer envío, una versión en ópera bufa del libreto Don Procopio de Carlo Cambiaggio. Según las condiciones del premio, el primer envío de Bizet debía ser una misa, pero tras la experiencia con su Te Deum sentía aversión a escribir música religiosa. Estaba preocupado por cómo iba a ser recibido en la Académie este incumplimiento de las normas, pero su respuesta a Don Procopio fue inicialmente positiva, alabando «el toque sencillo y brillante» y «el estilo juvenil y atrevido» del compositor.[8][25]

Para su segundo envío, no queriendo ya tentar su suerte con la tolerancia de la Académie, Bizet se propuso enviar una obra casi-religiosa en forma de misa secular sobre un texto de Horacio. Esta obra, titulada Carmen Saeculare, en un principio iba a ser una canción a Apolo y Diana. No se ha encontrado ningún fragmento de esta y es probable que Bizet ni siquiera la empezara.[26]​ La tendencia de concebir proyectos ambiciosos, para abandonarlos rápidamente, se convirtió en algo habitual en Bizet durante sus años en Roma; además del proyecto Carmen Saeculare, tuvo en cuenta hasta cinco proyectos de óperas pero finalmente los descartó, dos intentos de sinfonía y una oda sinfónica sobre un tema de Ulises y Circe.[27]​ Tras Don Procopio, Bizet acabó solo una obra más en Roma, el poema sinfónicoVasco da Gama. Esto sirvió para reemplazar Carmen Saeculare como su segundo envío, y fue bien recibido por la Académie, aunque rápidamente olvidado después.[28]

En el verano de 1859, Bizet y varios compañeros suyos viajaron a las montañas y bosques de las regiones de Anagni y Frosinone. También visitó un asentamiento de convictos en Anzio; Bizet envió una entusiasta carta a Marmontel, narrando sus experiencias.[29]​ En agosto realizó un largo viaje hacia el sur visitando Nápoles y Pompeya. La primera no le impresionó pero esta última le encantó: «Aquí vives con los antepasados; ves sus templos, sus teatros, sus casas en las que encuentras sus muebles, sus útiles de cocina...»[30]​ Bizet comenzó a esbozar una sinfonía basándose en sus experiencias italianas, pero avanzó muy poco; el proyecto, que se convertiría en su Sinfonía Roma, no lo acabaría hasta 1868.[8]​ Tras volver a Roma, Bizet consiguió con éxito prorrogar su estancia en Italia por otro año más, antes que irse a Alemania, para que pudiera completar «una obra importante» (la cual no ha sido identificada).[31]​ En septiembre de 1860, mientras visitaba Venecia con su amigo Ernest Guiraud, con el que compartía premio, Bizet recibió la noticia de que su madre estaba gravemente enferma en París y regresó a casa.[32]

Compositor emergente[editar]

París (1860-1863)[editar]

De vuelta en París, contando con dos años de beca restantes, Bizet tenía por el momento seguridad económica y pudo ignorar momentáneamente las dificultades que los otros compositores jóvenes debían hacer frente en la ciudad.[33]​ Las dos óperas subvencionadas por el estado, la Opéra y la Opéra-Comique',[nota 3]​ cada una presentaba repertorios tradicionales que tendían a reprimir y frustrar los nuevos talentos locales; tan sólo ocho de los 54 laureados del Prix de Rome entre 1830 y 1860 habían tenido obras representadas en la Opéra.[36]​ A pesar de que los compositores franceses estaban mejor representados en la Opéra-Comique, el estilo y carácter de las producciones se había mantenido prácticamente sin cambios desde la década de 1830.[36]​ Una serie de pequeños teatros ofrecían operetas, un campo en el que era entonces fundamental el compositor Offenbach,[34]​ mientras que el Théâtre Italien estaba especializado en ópera italiana de segunda categoría. Las mejores perspectivas para los aspirantes a compositor de ópera eran las de la compañía del Théâtre Lyrique que, a pesar de las repetidas crisis financieras, venía operando de manera intermitente en diversos establecimiento gracias a Léon Carvalho, un gerente de recursos.[36]​ Esta compañía había puesto en escena los estrenos de Fausto y Romeo y Julieta de Gounod, y una versión abreviada de Los troyanos de Hector Berlioz.[34][37]

El 13 de marzo de 1861, Bizet asistió al estreno de París de la ópera Tannhäuser de Richard Wagner, una interpretación que fue recibida con disturbios por parte de la audiencia, mantenidos bajo control por el influyente Jockey Club de París.[38]​ A pesar de las distracciones, Bizet revisó sus opiniones acerca de la música del compositor alemán, que había desestimado previamente como meramente excéntrica. Ahora consideraba a Wagner «más allá de todos los compositores vivos».[28]​ Posteriormente, acusaciones de «wagnerismo» fueron puestas a menudo en contra de Bizet, a lo largo de su carrera compositiva.[39]​ Como pianista, Bizet había mostrado gran habilidad desde su niñez. Un contemporáneo afirmaba que podía haber tenido el futuro asegurado en las salas de conciertos, pero optó por ocultar su talento «como si se tratara de un vicio».[40]​ En mayo de 1861, Bizet ofreció una inusual demostración de su virtuosismo cuando, en una cena en la que Franz Liszt estaba entre los presentes, asombró a todos tocando a primera vista, de manera impecable, una de las piezas más difíciles del maestro. Liszt comentó al respecto: «pensé que sólo había dos hombres capaces de superar tal dificultad [...] hay tres, y [...] el más joven es tal vez el más audaz y más brillante».[41]

El tercer envío de Bizet se retrasó casi un año debido a la prolongada enfermedad de su madre, que finalmente murió en septiembre de 1861.[33]​ Al final, envió tres obras orquestales: una obertura titulada La Chasse d'Ossian («La caza de Ossian»), un scherzo y una marcha fúnebre. La obertura se ha perdido; el scherzo formaría parte de su Sinfonía Roma y la marcha fúnebre fue arreglada y usada en Los pescadores de perlas.[8][42]​ En 1862, Bizet tuvo un hijo con el ama de llaves de la familia, María Reiter. El niño fue criado creyendo que él era el hijo de Adolphe Bizet, y sólo en su lecho de muerte, en 1913, la madre le reveló su verdadera paternidad.[43]

El cuarto y último envío de Bizet, el cual le mantuvo ocupado durante la mayor parte de 1862, era una ópera de un acto, La guzla de l'émir. Al ser un teatro subvencionado por el Estado, la Opéra-Comique estaba obligada de vez en cuando a representar las obras de los ganadores del Premio de Roma y, como cabía esperar, los ensayos de La guzla empezaron en 1863. Sin embargo, en abril Bizet recibió una oferta del conde Walewski, de componer una ópera en tres actos titulada Los pescadores de perlas, empleando a tal efecto el libreto de Michel Carré y Eugène Cormon. Debido a que una de las condiciones de la oferta era que la ópera debía ser la primera obra del compositor en ser interpretada públicamente, Bizet retiró a toda prisa La guzla de la producción e incorporó partes de su música en la nueva ópera.[42]​ El estreno tuvo lugar el 30 de septiembre a cargo de la compañía del Théâtre Lyrique. La opinión crítica fue en general hostil, aunque Berlioz la alabó, escribiendo que en efecto «le hace a M. Bizet el mayor honor».[44]​ La respuesta del público fue tibia y la ópera sólo tuvo dieciocho interpretaciones. No volvería a interpretarse hasta 1886.[45]

Años de apuros[editar]

Cuando expiró la beca del Premio de Roma, Bizet pronto se encontró con que no podía sobrevivir sólo con la composición musical. Tomó a algunos alumnos de piano y de composición, dos de los cuales, Edmond Galabert y Paul Lacombe, llegaron a ser amigos cercanos suyos.[8]​ También trabajó de pianista acompañante en los ensayos y audiciones de varias óperas, incluyendo L'Enfance du Christ de Berlioz y Mireille de Gounod.[46]​ No obstante, su principal trabajo en este período fue el arreglo de obras de otros compositores. Realizó transcripciones para piano de cientos de óperas y otras piezas y preparó partituras corales y arreglos orquestales de todo tipo de música.[8][47]​ Además fue, durante un corto período de tiempo, crítico musical para La Revue Nationale et Étrangère, bajo el seudónimo de «Gaston de Betzi». La única contribución de Bizet apareció el 3 de agosto de 1867, después de la cual se enfrentó con el nuevo editor de la publicación y dimitió.[48]

Desde 1862 Bizet había estado trabajando de manera intermitente en la ópera Iván IV, basada en la vida de Iván el Terrible. Carvalho no cumplió su promesa de producirla, por ello, en diciembre de 1865, Bizet la ofreció a la Opéra, pero fue rechazada. La obra no sería interpretada hasta 1946.[45][49]​ En julio de 1866, Bizet firmó otro contrato con Carvalho para poner música al libreto de La bella muchacha de Perth de J. H. Vernoy de Saint-Georges basado en la novela homónima de 1826 de sir Walter Scott. Fue descrita por el biógrafo de Bizet Winton Dean como «el peor libreto que Bizet jamás tuvo que arreglar».[50]​ Surgieron problemas sobre el reparto y otros asuntos que retrasaron su estreno durante un año y finalmente fue interpretada en el Théâtre Lyrique el 26 de diciembre de 1867.[45]​ La recepción por parte de la prensa fue más favorable que cualquier otra ópera de Bizet; la crítica de Le Ménestral alabó el segundo acto tildándolo de «una obra maestra desde el principio al fin».[51]​ A pesar del éxito de la ópera, debido a los problemas financieros de Carvalho sólo fue interpretada dieciocho veces.[45]

Durante los ensayos de La bella muchacha de Perth, Bizet estuvo trabajando con otros tres compositores, cada uno de ellos contribuyó con un acto de la opereta en cuatro actos Marlborough s'en va-t-en guerre («Mambrú se fue a la guerra» ). La obra fue un gran éxito cuando se estrenó en el Théâtre de l'Athénée el 13 de diciembre de 1867 y la Revue et Gazette Musicale se prodigó particularmente en el acto que Bizet hizo: «nada podría ser más elegante, más inteligente y, al mismo tiempo, más distinguido».[52]​ Bizet además encontró tiempo para acabar su Sinfonía Roma de larga gestación y compuso varias obras para teclado y canciones. Sin embargo, esta época para Bizet estuvo marcada por varias decepciones. Al menos dos óperas proyectadas fueron abandonados con poco o ningún trabajo en ellas.[nota 4]​ Varias entradas para concursos, incluyendo una cantata y un himno compuesto para la Exposición Universal de París de 1867, fracasaron.[54]La coupe du roi de Thulé («La copa del rey de Thule»), su participación para un concurso de óperas, no estuvo entre las cinco primeras. De los fragmentos que han llegado a nuestros días, los analistas han identificado reminiscencias que aparecerán en Carmen.[55][56]​ El 28 de febrero de 1869, la Sinfonía Roma fue estrenada en el 'Cirque Napoléon (en la actualidad Cirque d'hiver), bajo la dirección de Jules Pasdeloup. Más tarde, Bizet informaría a Galabert que la obra fue un éxito teniendo en cuenta el gran número de aplausos, silbidos y cuchicheos del público.[57][nota 5]

Matrimonio[editar]

No mucho después de la muerte de Fromental Halévy en 1862, Bizet había recibido la solicitud por parte de la señora Halévy de completar Noé, la ópera inacabada de su antiguo mentor.[59]​ Aunque por el momento no hizo nada al respecto, Bizet siguió llevándose en términos amistosos con la familia Halévy. Fromental dejó dos hijas; la mayor, Esther, falleció en 1864, hecho que traumatizó tanto a la señora Halévy hasta el punto de no tolerar la compañía de su hija menor Geneviève, que a la edad de quince años vivía con otros familiares cercanos.[60]​ No se sabe a ciencia cierta cuándo ella y Bizet llegaron a estar unidos emocionalmente el uno con el otro, pero en octubre de 1867 informó a Galabert: «¡He conocido a una chica adorable a la que amo! ¡En dos años será mi esposa!».[61]​ La pareja se comprometió, a pesar de que la familia Halévy al principio rechazaba la unión. Según palabras del propio Bizet le consideraban un partido inadecuado: «pobre, de izquierdas, antirreligioso y bohemio»,[62]​ lo cual Dean observa como extrañas objeciones viniendo de «una familia repleta de artistas y excéntricos».[63]​ En el verano de 1869, sus objeciones fueron superadas y la boda tuvo lugar el 3 de junio de ese mismo año. Ludovic Halévy escribió en su publicación: «Bizet tiene espíritu y talento. Debe tener éxito».[64]

Como un homenaje tardío a Fromental, Bizet tomó el manuscrito de Noé y la completó. Aprovechó reutilizando partes de sus óperas moribundas Vasco da Gama e Iván IV, pero la futura producción en el Théâtre Lyrique no pudo materializarse debido a que finalmente la compañía de Carvalho quebró y Noé no sería estrenada hasta 1885.[8][59]​ El matrimonio de Bizet fue feliz en un principio, pero se vio afectado por la inestabilidad nerviosa de su mujer (heredada de ambos progenitores),[60]​ su tensa relación con su madre y por las intromisiones de la señora Halévy en los asuntos de la pareja.[56]​ A pesar de esto, Bizet mantuvo una relación amigable con su suegra con la cual se carteaba a menudo.[65]​ Durante el año posterior a la boda, tuvo como proyecto hasta media docena de óperas nuevas y comenzó bosquejar la música de dos de ellas: Clarissa Harlowe basada en la novela de Samuel RichardsonClarissa y Grisélidis con libreto de Victorien Sardou.[66]​ Sin embargo, su progreso en ambos proyectos fue interrumpido en julio de 1870 debido al estallido de la Guerra franco-prusiana.[67]

Guerra y agitación social[editar]

Tras varias provocaciones por parte de Prusia que culminaron en el ofrecimiento de la corona española al príncipe prusiano Leopoldo de Hohenzollern, el emperador de Francia Napoleón III declaró la guerra el 15 de julio de 1870. Inicialmente este paso fue apoyado por un estallido de fervor patriótico y seguras expectativas de victoria.[8][68]​ Bizet, junto con otros compositores y artistas, se unió a la Guardia Nacional y empezó el período de instrucción.[69]​ Fue crítico con el anticuado equipo con el que se suponía que debía luchar, las armas de su unidad, dijo, eran más peligrosas para sí mismas que para el enemigo.[65]​ El ánimo de la nación pronto decayó tras las noticias de sucesivos reveses: el 2 de septiembre en Sedán los ejércitos franceses sufrieron una aplastante derrota, Napoleón fue capturado y depuesto, finalizando así el Segundo Imperio Francés.[69]

Bizet recibió con entusiasmo la proclamación en París de la Tercera República Francesa.[69]​ El nuevo gobierno no solicitó la paz, y el 17 de septiembre los ejércitos prusianos habían rodeado París.[70]​ A diferencia de Gounod, que huyó a Inglaterra,[71]​ Bizet rechazó varios oportunidades de dejar la ciudad bajo asedio: «¡No puedo abandonar París! ¡Es imposible! Sería simplemente un acto de cobardía por mi parte», escribió a la señora Halévy.[65]​ La vida en la ciudad se volvió frugal y dura,[nota 6]​ aunque en octubre se realizaron esfuerzos para restablecer la normalidad. Pasdeloup reanudó sus habituales conciertos dominicales y el 5 de noviembre la Opéra reabrió sus puertas con extractos de obras de Christoph Willibald Gluck, Rossini y Giacomo Meyerbeer.[70][73]

Se firmó un armisticio el 26 de enero de 1871, pero la salida de las tropas prusianas de París en marzo presagiaba un período de confusión y disturbios civiles. A raíz de una sublevación, la autoridad municipal de la ciudad fue tomada por disidentes que establecieron la Comuna de París.[74]​ Fue entonces cuando Bizet decidió que ya no estaba seguro en la ciudad, y él y Geneviève escaparon a Compiègne.[65]​ Más tarde, se trasladaron a Le Vésinet, donde permanecieron los dos meses que duró la Comuna, oyendo los disparos que resonaban en la lejanía mientras gradualmente las tropas del gobierno aplastaban el levantamiento: «Los cañones retumban con una violencia increíble», Bizet escribió a su suegra el 12 de mayo.[65][75]​ Para el 25 de mayo las hostilidades habían cesado, más tarde se estimó que durante la Comuna y las represalias que la siguieron, alrededor de 25 000 vidas fueron segadas.[76]

Carrera tardía[editar]

Djamileh, L'Arlésienne y Don Rodrigo[editar]

Mientras la vida en París volvía a la normalidad, en junio de 1871, el nombramiento de Bizet como maestro de coro en la Ópera fue confirmado al parecer por su director, Émile Perrin. Bizet debía comenzar sus funciones en octubre, pero el 1 de noviembre el cargo fue ocupado por Hector Salomon. En su biografía de Bizet, Mina Curtiss conjetura que o renunció o se negó a asumir el cargo como protesta contra lo que él creía que era el fin injustificado por parte del director de la ópera Erostrate de Ernest Reyer después de sólo dos actuaciones.[77]​ Bizet volvió a trabajar en Clarissa Harlowe y Grisélidis, pero los planes para la segunda de ser estrenada en la Opéra-Comique fracasaron, y ninguna de las dos obras fueron terminadas; sobreviven sólo algunos fragmentos de su música.[78]​ Otras obras compuestas en 1871 fueron el dúo para piano titulado Jeux d'enfants y una ópera de un solo acto, titulada Djamileh, que se estrenó en la Opéra-Comique en mayo de 1872. La puesta en escena era paupérrima y fue cantada de manera incompetente: hubo un momento en el que el cantante principal olvidó treinta y dos compases de música. Cerró con tan sólo once interpretaciones y no volvería a ser interpretada hasta 1938.[79]​ El 10 de julio Geneviève dio a luz a Jacques, el único hijo de la pareja.[80]

La próxima tarea importante de Bizet vino de Carvalho, quien llevaba ahora la gestión del teatro del Vaudeville de París, que quería música incidental para la obra teatral de Alphonse DaudetL'Arlésienne. Cuando la obra se estrenó el 1 de octubre, la música fue rechazada por los críticos como demasiada compleja para el gusto popular. Sin embargo, alentado por Reyer y Jules Massenet, Bizet creó una suite en cuatro movimientos a partir de la música,[81]​ que se interpretó bajo la dirección de Pasdeloup el 10 de noviembre recibiendo una entusiasta acogida.[8][nota 7]​ En el invierno de 1872-73, Bizet supervisó los preparativos para un renacimiento de la ópera, todavía ausente, Romeo y Julieta de Gounod en la Opéra-Comique. Las relaciones entre los dos habían sido frías desde hacía algunos años, pero Bizet respondió positivamente a la petición de su antiguo mentor en busca de ayuda, escribiendo: «Fuiste el comienzo de mi vida como un artista. Surgí de ti».[83]

En junio de 1872, Bizet informó a Galabert: «Acabo de recibir órdenes de componer tres actos para la Opéra-Comique. [Henri] Meilhac y [Ludovic] Halévy están haciendo el libreto de mi obra».[84]​ El tema elegido para este proyecto fue Carmen, novela corta de Prosper Mérimée. Bizet comenzó la música en el verano de 1873, pero la dirección de la Opéra-Comique estaba preocupada por la idoneidad de esta historia, subida de tono para un teatro que por lo general siempre ofrecía entretenimiento «sano», y la obra fue suspendida.[8][85]​ Bizet entonces comenzó a componer Don Rodrigo, una adaptación de la historia de El Cid de Louis Gallet y Édouard Blau. Tocó una versión para piano ante un público selecto que incluía a Gabriel Fauré, con la esperanza de que la aprobación de Fauré pudiera influir en los directores de la Opéra para escenificar la obra.[86]​ Sin embargo, en la noche del 28 al 29 de octubre, la Opéra ardió hasta los cimientos, y la dirección, en medio de otras preocupaciones, dejaron Don Rodrigo a un lado.[87]​ Nunca se terminó; Bizet adaptó posteriormente un tema del último acto como base de su obertura de 1875, Patrie.[8]

Carmen[editar]

Adolphe de Leuven, el codirector de la Opéra-Comique que más amargamente se opuso al proyecto de Carmen, renunció a su cargo a principios de 1874, eliminándose así la barrera principal a que la obra fuera producida.[8]​ Bizet terminó la partitura durante el verano, y se mostró satisfecho con el resultado: «He escrito una obra que es toda claridad y vivacidad, llena de color y melodía».[88]​ La célebre mezzo-soprano Célestine Galli-Marié (conocida profesionalmente como «Galli-Marié»), fue contratada para cantar el papel principal. Según Dean, estaba tan encantada con su parte como Bizet con su idoneidad para el canto. Había rumores de que él y la cantante mantenían un breve romance, dado que sus relaciones con Geneviève eran tensas en este momento, y estuvieron viviendo separados durante varios meses.[89]

Cuando los ensayos comenzaron en octubre de 1874, la orquesta tuvo dificultades con la orquestación, encontrando algunas partes impracticables.[90]​ El coro del mismo modo declaró que algunas partes de la música eran imposibles de cantar y estaban consternados por tener que actuar individualmente, fumando y peleándose en el escenario más que meramente permanecer formando una fila.[91]​ Bizet también tuvo que luchar contra cualquier nuevo intento de la Opéra-Comique de modificar partes de la actuación que eran consideradas impropias. Sólo cuando los cantantes principales amenazaron con retirarse de la producción la dirección tuvo que ceder.[92][93]​ Al tener que dar solución a estos problemas, se retrasó el estreno hasta el 3 de marzo 1875 en el que por la mañana, por casualidad, se anunció el nombramiento de Bizet como Caballero de la Legión de Honor.[94]

Entre las principales figuras musicales en el estreno se encontraban Massenet, Camille Saint-Saëns y Gounod. Geneviève, que sufría de un absceso en el ojo derecho, no pudo estar presente.[94]​ La primera interpretación de la ópera se extendió a lo largo de cuatro horas y media, el acto final no comenzó hasta después de la medianoche.[95]​ Posteriormente, Massenet y Saint-Saëns felicitaron al compositor, Gounod no tanto. Un informe acusaba a Bizet de plagio –«¡Georges me ha robado! ¡Extrae los aires españoles de la partitura y no queda nada que sea del propio Bizet salvo la salsa que enmascara el sabor del pescado!»—,[96][nota 8]​ y la mayoría de comentarios de la prensa fueron negativos, expresando con consternación que la heroína fuera una seductora amoral, en lugar de una mujer virtuosa.

Charles Gounod, representado aquí en sus últimos años de vida, fue un mentor y una inspiración para Bizet en sus últimos años en el Conservatorio.
Georges Bizet fotografiado en 1860.
El Théâtre Historique de París, una de las sedes de la compañía del Théâtre Lyrique, en 1862.
Caricatura de Bizet, 1863, de la publicación francesa Diogène.
París durante el asedio, 1870-71. Dibujo contemporáneo inglés.
La Opéra, pasto de las llamas, el 29 de octubre de 1873.
Categories: 1

0 Replies to “Ressayre Georges Bizet”

Leave a comment

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *